Objetivos

 

 

Diseñar un plan de renovación y transformación Urbana de Jarabacoa que defina proyectos puntuales posibles.

 

Estas acciones deben estar dirigidas a revertir los procesos ambientales indeseables diagnosticados en el Plan Estratégico de Desarrollo Municipal (PEDEM) y el Plan de Ordenamiento Territorial (POT).

Crear una estrategia de saneamiento y restauración del río Yaque del norte, que culmine con la ejecución de obras de ingeniería sanitaria para el sistema de tratamiento de aguas pluviales y residuales.  

Proveer senderos en las riberas de las cuencas urbanas, y hacer entender; más allá de sus inmediatas cualidades paisajísticas, su función como infraestructura urbana sanitaria básica y sobre todo, crear un Plan hacia la ciudad deseada: la ciudad que pueda aprovechar sus diferencias y potencialidades.

Crear un sistema de parques lineales que puedan funcionar como corredores de vida silvestre, infraestructura de supervigilancia y como espacio de uso público. 

Implementar un plan de reforestación urbana que mejore el microclima y las características escénicas y paisajísticas.

 

Proponer intervenciones arquitectónicas puntuales de sedes institucionales en procesos de deterioro.

 

 

Hipótesis de los Objetivos

Los procesos de Renovación Urbana tienen como propósito central la recuperación de zonas construidas y espacios naturales circundantes degradados, con el fin de revitalizarlas y redireccionar sus funciones  en el tejido urbano.

Es prudente la renovación, antes que urbanizar los valiosos y escasos suelos naturales o agrícolas remanentes.  Este último, ha sido el patrón del modelo de desarrollo expansionista que ha dominado la conformación de contextos urbanos dispersos que presentan las ciudades dominicanas de tamaños mediano y grande.

 

Los procesos de envejecimiento, deterioro y decadencia de la ciudad son inevitables y, las zonas centrales, son las primeras en sufrirlos. En el caso de Jarabacoa, y de acuerdo a su geomorfología y cualidades espaciales, presenta problemas y desafíos pendientes que podríamos considerar delicados. Esto es así, por la fragilidad de los ecosistemas de su periferia, de la cuenca alta del Río Yaque del Norte y el deterioro del sistema de bosques de la Cordillera Central.

Es necesario encaminar los diagnósticos del Plan Estratégico de Desarrollo del Municipio de Jarabacoa y del Plan de Ordenamiento Teritorial: proponiendo proyectos puntuales interconectados hacia una cultura (inexistente) de la planificación del territorio y a un uso racional de suelos con validación municipal y ciudadana.

Esta participación es indispensable ante las prerrogativas legales y financieras del esquema de la realización y ejecución de obras para los proyectos presentes.

Debe existir un ánimo ciudadano de concertación, compromiso, entusiasmo y dignidad para reclamar espacio público; construir viviendas dignas en zonas libres de riesgo de inundación, crear equipamiento comunitario y obras de infraestructura básica.

Logros Esperados

Los resultados esperados del Plan de Renovación y Transformación Urbana, son los de establecer una comprensión territorial y política de estas unicidades y que las acciones concretas de las propuestas proyectuales se conviertan en obras físicas que repercutan en actitudes positivas con relación al ambiente y las acciones individuales y colectivas. 

De hecho, esta idea, ha prendido ya en los ciudadanos: se hacen eco de las ideas antes de que entrara en vigencia el lanzamiento oficial del Plan, se ha concluido la primera etapa del sendero paralelo a la ribera oriental del Río Yaque: con un recorrido de 4 kilómetros. Se ha logrado con la sinergia de recursos gubernamentales, municipales y mayormente, con el patrocinio de patronatos privados locales. 

En las evaluaciones preliminares del PRTU de Jarabacoa, se estableció entre el consultor y los evaluadores del proyecto; la necesidad de extender el alcance de  estas estrategias de transformación, más allá de los aspectos puramente paisajísticos y de remozamiento arquitectónicas de fachadas.

Se consideró prioritario la construcción de la(s) planta(s) de tratamiento de aguas de la ciudad, gran parte de estas aguas van directamente al cauce del río, al ritmo del crecimiento de la población, se va incrementando la contaminación de las aguas superficiales y subterráneas.

Se considera prioritario una política de recuperación del espacio público e invitar a la reflexión ciudadana acerca del papel de su ciudad, como realidad construida y sus procesos de configuración social. Descubrir la importancia de la propia arquitectura en aras de la integración de los colectivos más desfavorecidos. Una implicación de los ciudadanos como parte activa de la sociedad, para que tengan en sus manos una posibilidad de hacer una ciudad de todos y para todos.

Por ello se observa inalienablemente asociada una política de recuperación del espacio público a un “Estado del Bienestar”, la realidad de marginación y exclusión social en que viven miles de personas, lo reclaman. Son absolutamente necesarios la puesta en marcha de programas para la consecución de Viviendas dignas  de Integración Social por parte de las distintas Administraciones (municipales y gubernamentales), como una medida eficaz para luchar contra la exclusión social y cumplir con los justos derechos de todos los ciudadanos.

El mayor desafío es superar la visión netamente urbana, centrada en la definición de nuevos espacios de acceso público al río Yaque, especialmente, en la Zona de Barrio Lindo y articular consultas ciudadanas para la clara definición de ejecución de proyectos puntuales, que garanticen igualdad jurídica para todos en la posesión de la vivienda.

 

El objetivo de los proyectos de renovación y transformación urbana debe enfocarse hacia el entendimiento de complementar estas cuestiones sociales y urbanas, con nuevas visiones políticas, que promuevan la educación ambiental, el civismo y la solidaridad para que puedan devenir mejores escenarios futuros.

 

Pensar en nuevas instalaciones públicas para conectarlas al patrimonio existente; como por ejemplo, la extensión del follaje arbóreo de los senderos proyectados, hacia el centro de la ciudad; hacia el costado norte del Parque Duarte, hasta el boulevard del Paseo de los Profesores.

La pobreza genera marginalidad y la marginalidad recrudece la pobreza. El mejor modo de actuar para quebrar este círculo es integrar en la solución los aspectos urbanísticos con los sociales (políticas sociales urbanas).

Esta solución se enmarca en una visión más realista de la complejidad urbana de Jarabacoa, aceptando los asentamientos irregulares como una realidad que no es posible erradicar de forma expedita y que forma parte del proceso biológico de la ciudad. No se pretenda propiciar una aceptación conformista con respecto a la marginalidad; con esta óptica, los procedimientos que se llevan adelante, apuntan a avanzar hacia una política de vivienda digna  en los barrios adyacentes a la ribera del río Yaque del Norte: Barrio Lindo, Venecia, El Bolsillo, Las Piedras, entre otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s